REGION - La Pampa
Caza y Pesca en La Pampa
Semanario REGION®
Del 28 de marzo al 3 de abril de 2003 - Año 13 - Nº 604
R.N.P.I. Nº 287.347

Redacción: Urquiza 640 - Telefax: (02954) 43-2164 rotativa
(L6300EAN) Santa Rosa - Provincia de La Pampa - Patagonia Argentina
Director: Gerardo Yánes

Extraido de la revista «Jara y Sedal»
Entrevista al dueño del coto «La Escondida»


Rafael Malo y el ciervo cazado en General Acha.
(foto obtenida de la publicación «Jara y Sedal»).

El trofeo de ciervo colorado obtenido el pasado 20 de marzo de 2002 en La Pampa por el cazador español Rafael Malo, dueño del Coto «La Escondida» de General Acha, se constituyó en nuevo record Argentino y Americano y 2º en el ranking mundial según el ex presidente de la Federación Argentina de Caza Mayor, Cándido Vázquez (ver REGION Nº 594).
No obstante, la publicación especializada española «Jara y Sedal», informa la clasificación mundial ubicando al trofeo de Rafael Malo en octavo lugar a nivel internacional.

Polémica por todos lados
El espectacular trofeo despierta magnificas expectativas para la actividad cinegética pampeana por un lado, mientras que la negativa de sus dueños a permitir que sea medido por los clubes locales, abre la discusión a otras consideraciones. A continuación, la opinión de Rafael Malo, el manejo en el coto, la opinión del Club de Caza Mapú Vey Puudú...

En una extensa entrevista a la que la Revista española «Jara y Sedal» en su edición Nº 13 de diciembre de 2002 le dedica nueve páginas, el periodista Santiago Escalante comienza diciendo: «Cuando Rafael Malo adquirió en La Pampa argentina la finca «La Escondida» hace 12 años no pensó que estas tierras le iban a dar la mayor alegría de su vida. Aunque desde un principio apreció su gran belleza y la abundancia y tamaño de los trofeos cinegéticos que albergaba, el impresionante venado rojo que abatió el pasado 20 de marzo, que tras las mediciones correspondientes se ha confirmado el pasado mes como récord de Argentina, de toda América y entre los mejores del mundo, no aparecía ni en sus sueños más optimistas».
«Este año era ya el octavo día que habíamos salido en su busca -dice Malo en «Jara y Sedal»- y tampoco habíamos logrado verlo ni de lejos. Hay que tener en cuenta que la finca tiene 20.000 hectáreas, 15.000 de ellas cercadas con valla cinegética. Por lo tanto, aunque estoy prácticamente seguro de que es el mismo ciervo que yo vi hace dos años, puede ser que sea otro de parecidas características y cuernas y aquél se haya caído o simplemente no lo hayamos visto, porque no se dejan ver tanto para saber cuál es exactamente. En cualquier caso, es seguro que hay otros ciervos que alcanzarán parecida puntuación o incluso que la puedan superar».
En relación con «La Escondida» Rafael Malo explica: «Cada año se utiliza alternativamente sólo el cincuenta por ciento de la zona cinegética para el pasto de vacas, con lo que la calidad del mismo es extraordinario para los ciervos después de que se haya regenerado. Y también es muy bueno que después de que hayan comido los ciervos en una zona lo acaben las vacas después, porque el ciervo es muy selectivo. Haciendo esta alternancia he mejorado mucho la calidad de la comida y además he conseguido que el ciervo se estrese muchos menos, porque la presencia de las vacas les afecta mucho».
Consultado por «Jara y Sedal» respecto al modelo de gestión realizado en el coto, el inversor español responde: «Para mí es fundamental la caza selectiva. La selección genética es la que va a marcar en una proporción muy significativa la calidad de los trofeos de una determinada finca o terreno. Es muy importante vigilar continuamente a los venados y en cuanto se ve que un animal no va a prosperar adecuadamente, eliminarlo».
«...yo en España no cazo venados -dice Malo-. Después de conocer Argentina, cazar una res en una finca de 1.000 ó 1.500 hectáreas no me atrae demasiado. Allí el tiempo se te va muy rápidamente porque de repente dices: «llevo cuatro días y he batido 4.000 hectáreas», pero resulta que cuando te cambias de área también lo puede haber hecho el ciervo y estar en la zona que tú has batido los días anteriores».


Posteriormente, en una entrevista al cazador español Alberto Alcocer, «Jara y Sedal» en su edición Nº 15 del mes pasado (febrero 2003), da cuenta de que éste desplazó a Rafael Malo de su séptimo lugar hasta ese momento, ocupando Alcocer esta posición con su trofeo logrado en Austria, quedando el trofeo de Argentina en octava posición en el mundo.


Publicado en el Boletín Informativo 2003
La Pampa, distintas alternativas

Hace algunos años La Pampa está en los ojos del mundo por sus características cinegéticas. Muchos inversionistas nacionales y extranjeros han depositado parte de su capital en campos, transformándolos en cotos cerrados. En tales cotos se está trabajando con genética de avanzada, dando lugar a la creación de trofeos llamados en la jerga del cazador: “monstruos” o “tortas”. Uno de estos casos es el recientemente  cazado en “La escondida”, que según informaciones, llega a medir 265 puntos y fracción. Así se convierte en el segundo puesto del ranking mundial, por la fórmula del CIC, según lo dicho por el ex presidente de la Federación Argentina de Caza Mayor, en la fiesta realizada en Quehué.

La paradoja del caso, es que muy pocos  amantes de la caza han podido disfrutar de tal trofeo, pues no está actualmente en nuestra provincia, y se ha convertido en un mito: todos sabemos de él, pero ninguno lo vio fehacientemente.
La libertad de acción de los dueños de trofeos semejantes, hace que se omita la medición de instituciones como los clubes que llevamos un ranking, como el caso del Club Mapu Vey Puudú, o  de  cualquier otro club.

Por lo tanto, hasta el momento, y por el hecho comprobado de su medición, su observación, su disfrute, sólo sigue siendo récord para nosotros el trofeo de Chito López, ya que éste sí se encuentra en  la Subsecretaría de Turismo.
Sería sumamente interesante tener  la cabeza monstruo cazada en “La escondida”, como una atracción y una propaganda turística más. 

Hay que valorar el trabajo que se realiza en los cotos, su interés en mejorar la genética, el manejo que se logra. Pero  no nos engañemos: la privatización hace olvidar el suelo.
La Pampa como provincia no se ve beneficiada en todas las ventajas anteriores, salvo por su fama  en ciertas  situaciones.
Los beneficios quedan en el ámbito particular, y esta tierra y los comprovincianos, no terminamos de gozar del usufructo que  ella nos otorga.
Tal es nuestra limitación, que los campos libres, los cotos abiertos, se encuentran en marcada desventaja con respecto a los cotos cerrados. Influye el clima, los desastres naturales, los incendios, la imposibilidad monetaria, etc. etc.
No obstante todas las falencias, La Pampa sigue permitiendo el logro de ejemplares estupendos, naturales, sin alimentación ni genética agregada.
Lo prueba el hecho de que la temporada 2002 superó las marcas  de piezas cobradas, siendo  éstas de una calidad inigualable en la historia provincial.

Las alternativas de caza están perfectamente claras: por un lado tenemos la caza enlatada, estructurada en cuadros de fácil y seguro acceso a la pieza esperada, las comodidades, en algunos casos los lujos que demanda la  exigencia extranjera, y por lógica, las ganancias particulares que ello reporta. Y por otro lado tenemos la caza salvaje, dura, impredecible, que realiza el cazador nato, espécimen en vías de extinción, bajo las peores condiciones climáticas y con el  sacrificio de perseguir una población cada día más escasa en cuanto a su territorio libre.
A ésto se le adiciona un costo significativamente alto, ya que los precios se colocan de acuerdo al mejor postor, y éste no es precisamente el cazador nacional.

Nuestro país, históricamente pretendió imitar aspectos europeos, el Parque Luro es una prueba más. Lástima que dentro de las imitaciones no valen las reglamentarias, ya que, no se pretende una estricta medida como la de Hungría, por ejemplo, que no permite llevarse las cabezas sino  sólo una réplica de ellas, u otros países que registran los trofeos exhaustivamente antes de devolvérselo a los cazadores.
Nosotros sólo pretendemos la alternativa de poder medir, como Institución legítima que somos ante la Provincia, todos los trofeos que de ella salen, sean éstos de campos libres o cerrados, y establecer las diferencias correspondientes a unos y otros, ya que es previsible que con el correr de los años las condiciones se desequilibren entre los cotos que manejan ventajas genéticas y técnicas, a diferencia de los que desarrollan una expansión salvaje.
Es imprescindible diferenciar y registrar dos ranking paralelos de acuerdo al origen de los trofeos.

Creemos que un correcto manejo de la actividad cinegética redundará en beneficios, no sólo particulares, sino  también colectivos.
Nuestra provincia tiene una alternativa diferente ante los ojos del mundo, que aún no ha sido percibida en todo su esplendor.

Comisión Directiva del Club Mapu Vey Puudú

<<Volver al índice de temas de Caza y Pesca

<<Buscar notas relacionadas dentro de www.region.com.ar
<<Volver a la página anterior
<<Volver al inicio del sitio

 
 
 
 
 
 
LOGO
Golden Stag Safaris
   
LOGO
Argentine Safari.com
   
LOGO
Estancia Pichu-Có
   
LOGO
Las Vertientes
   
LOGO World’s End Outfitters
   
LOGO Jurassic Lake
 
Guía REGION de La Pampa con CD-ROM - Semanario REGION - Mapa REGION de La Pampa
Guíaplano REGION de La Pampa - Guías de Servicios REGION - Hojas de Rutas REGION
Suplementos - Impresión de diarios y revistas - CD-ROMs - Software - Publicidad

Copyright © REGION® Empresa Periodística. Todos los derechos reservados
Redacción, Administración y Publicidad: Urquiza 640 (L6300EAN) Santa Rosa - La Pampa - Patagonia Argentina
Telefax: DDI 542954 DDN 02954387800 rotativa - E-mail: click aquí