REGION - La Pampa
El Sistema Pehuenche y los Corredores Bioceánicos
Publicado en Semanario REGION
Del 14 al 20 de febrero de 2003 - Año 13 - Nº 598
Malargüe es ahora Sede de la Comisión
Nacional Argentina del paso El Pehuenche

El empresario y dirigente mendocino, Marcos Aurelio Marín, con minucioso detalle nos comenta los pormenores por los cuales, la Sede de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional Argentina del Paso Internacional El Pehuenche, ha pasado a la localidad de Malargüe, tras permanecer 22 años en San Rafael, al inclinarse parte de sus dirigentes, hacia otro proyecto fronterizo, que Marín califica de faraónico y económicamente inviable. El activo dirigente sanrafaelino repasa los pormenores de lo que considera una desprolijidad, que confunde a la opinión pública, instalando falsas expectativas.

El tema, lejos de ser de interés sólo para el sur mendocino, involucra a las provincias participantes del Corredor Bioceánico -y países vecinos-, que miran hacia el Paso Internacional «El Pehuenche» como uno de los más importantes de Argentina y Chile, estratégica y económicamente hablando; en donde la Provincia de La Pampa juega un rol fundamental como vecina inmediata e impulsora de mucho del avance logrado.

 

La Aduana de San Rafael
y el Paso Internacional El Pehuenche

Por Marcos Aurelio Marín

La Aduana de San Rafael fue creada por Ley Nacional 13.256 del 23/9/1948 y habilitada 30 años después, el 24/10/1978, su jurisdicción geográfica corresponde a la demarcada por el Paso El Maipo - Departamento de San Carlos y el Río Barrancas, limítrofe con Neuquén. (Involucrado jurisdiccionalmente a los Departamentos de San Carlos, San Rafael, General Alvear y Malargüe). Es de destacar que, en la Provincia de Mendoza se encuentran emplazadas dos aduanas, la de Mendoza Capital y la de San Rafael.
El principal hecho determinante de su creación fue la decisión Política de Chile y de Argentina de construir el «Paso Internacional El Pehuenche», consecuente con el convenio (Storni/Fernández) sobre mejoramiento y desarrollo de las vías de comunicación, suscrito entre Chile y Argentina el 24 de agosto de 1943 y llevado a Ley Nacional Argentina el 06/10/1947 bajo el Nº 13063.

Mediante dicho instrumento el Gobierno Nacional autorizó a la Administración Nacional de Vialidad a invertir hasta la suma de Pesos Moneda Nacional (1.500.000) para: «...la construcción de las obras básicas y las principales obras de arte de un camino nacional que arrancará de la localidad de Bardas Blancas en el empalme de la Ruta Nacional 40 y llegará hasta el Paso Internacional El Pehuenche en el límite con Chile»...
El 01/05/1960 (16 años después) se habilita por primera vez El Paso Internacional El Pehuenche, como camino de temporada y de carácter turístico, ello por decisión política del entonces, «Gobernador de Mendoza Dr. Ernesto Arturo Ueltschi, ciudadano del sur de Mendoza nacido en San Rafael». La ejecución de su trazado lo realizó la Dirección Provincial de Vialidad de Mendoza, desde entonces mantuvo su condición de paso de temporada.

Actualmente en el sector argentino se trabaja en la ejecución de un primer tramo de 22 kilómetros, obra que realiza el Gobierno de Mendoza mediante licitación pública instrumentada entre la Dirección Provincial y Nacional de Vialidad. Esta primer etapa sobre un total de cinco no guarda relación de reciprocidad con Chile en justa compensación a las obras ya realizadas y las hoy en vías de ejecución. «La falta adecuada de respuesta por parte de Argentina podría producir o justificar una eventual desaceleración de los tiempos de obras en el sector Chileno.»

Este camino internacional está calificado por el Banco Interamericano de Desarrollo como el más conveniente entre los doce pasos priorizados por Chile y la Argentina, asignándole un valor neto presente de 200,9 puntos siguiendo en calificación el de Pino Hachado (Neuquén) con 142,6, Aguas Negras (San Juan) con 94,7 puntos y Cristo Redentor (Mendoza) con 55,4.
A resultas de la episódica historia sobre el desarrollo del «Paso Internacional El Pehuenche» es válido remarcar lo dicho (hace 55 años) por el entonces legislador por Mendoza Dr. Tomás González Funes y reproducido en el Diario de Sesiones de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación (página 1716) en cuanto manifestó en dicha sesión parlamentaria «Debemos vigilar la inversión de estos dineros a fin de que den resultados positivos y no se malgasten, como ha ocurrido con otras obras públicas». ¿Qué ocurrió?

¡Qué útil sería inventariar desde la instrumentación de la ley madre hasta el presente, las inversiones realizadas entre Vialidad Nacional y la Provincial y por otros organismos en este proyecto camino internacional que ya cumplió sus 55 años de antigüedad!
La Aduana de San Rafael no se quedó a esperar la concreción del pilar fundamental de su creación Paso Internacional El Pehuenche, continuó su camino de crecimiento, soslayando la omisión mediante la Providencia ANTATI 900 del 29/5/81 de la Dirección Nacional de Aduanas, habilitando el resguardo Jurisdiccional de las Cuevas dependientes de la Aduana de Mendoza, como resguardo natural de la Aduana de San Rafael, permitiendo mediante esta norma asignarle un paso internacional adoptivo, para que pudiera atender sus operativas de importación y exportación vía Pacífico en forma directa e independiente, hasta que el sur de Mendoza logre concebir su propio Paso Internacional, para el cual fue creada. Así es como la Aduana de San Rafael pudo corregir tal omisión y mediante una normativa legal aduanera pudo potenciar significativamente sus operativas, continuando su razón de ser.
Hoy la Aduana de San Rafael próxima a cumplir en octubre del 2003 25 años desde su habilitación, se ha transformado en el «motor propulsor del creciente comercio exterior del sur de la Provincia de Mendoza».
Tan es así que pasó de registrar exportaciones por U$S 2.000.000 del año 1998 a U$S 27.000.000 de enero a octubre del 2002, con un total de 1443 camiones despachados en este ultimo período.

Hoy el Sur de Mendoza (San Carlos, San Rafael, General Alvear y Malargüe) continúan su constante carrera del desarrollo y crecimiento no decayendo en sus esfuerzos para convencer a las autoridades argentinas responsables en el cumplimiento de esta cincuentenaria ley para que, decidan potencializar las obras del Paso Internacional El Pehuenche permitiéndole crecer en forma equitativa a otras no menos importantes obras que lleva a cabo la Provincia de Mendoza, pretendiendo que se respeten y cumplan en tiempo y forma los pactos preexistentes con la vecina República de Chile; y fundamentalmente responder en forma igualitaria el pedido formulado por la República de Chile en ocasión de la Reunión Anual del Comité de Fronteras realizado el 4 de abril del corriente año en la Ciudad de Linares de la República de Chile, mediante el cual solicitaron vía Cancillería la equiparación de nivel de transitabilidad en el sector argentino para una capacidad portante de cargas hasta 20 toneladas y, de esta forma concurrir binacionalmente en justificar el uso y mantenimiento de las inversiones realizadas en el sector Chileno.

Mientras todo esto ocurre los ciudadanos del sur de Mendoza nos preguntamos:
¿Cuánto está perdiendo actualmente el Sur de Mendoza al no poder capitalizar el flujo turístico proveniente de la VII Región del Maule?
¿Cuántos son los montos asignados e invertidos tanto a nivel nacional y provincial en esta obra vial internacional, desde el momento de la instrumentación de Ley 13063?
¿Será necesario que ocupe el cargo de Gobernador de la Provincia de Mendoza un ciudadano del Sur para «despertar sus elefantes blancos dormidos», representados por sus dos históricos proyectos de infraestructura (instrumentados a todos los niveles hace más de cincuenta años). Como lo son: el Paso Internacional El Pehuenche y el aprovechamiento integral de las aguas de Río Grande?

«San Rafael, General Alvear y Malargüe no pueden ni deben perder su unidad de acción civil y política en estos grandes proyectos» si así no lo hicieran, entre otras consecuencias significará, negar su propia historia, en la apreciación que, «PASO INTERNACIONAL EL PEHUENCHE» es la raíz fundamental que originó el gran tronco de este frondoso árbol que hoy constituye la Región Sur de Mendoza, denominada «REGION INTEGRADA PEHUENCHE» y a sus tres grandes ramas constituidas por San Rafael, General Alvear y Malargüe. Es decir El Pehuenche fue el detonante histórico que determinó la necesidad de crear los tres departamentos y emplazarlos geográficamente.

Unos gajos de la rama San Rafael hoy pareciera apartarse del proyecto «Paso Internacional El Pehuenche» y, consecuentemente lo debilita y aleja la tan ansiada unión regional, más peso cobra esta negación, si ponderamos que a San Rafael le corresponde la paternidad del mismo.
Este apartamiento se produce a partir del momento que se propende la instalación de un nuevo proyecto denominado «Paso de Las Leñas». Encaramado el mismo en forma unilateral y a espaldas de la ley de leyes 23.172.
El posible origen de esta desprolijidad se debe a que se está pretendiendo instalar como proyecto lo que es hoy un anteproyecto preliminar, surgido como fruto del fracasado túnel de baja altura de Cristo Redentor. «De túneles y ferrocarriles con Chile su historia hasta el momento se escribe en fracasos». De momento este paso resulta una verdadera obra faraónica, calificada de utópica e instalada demagógicamente sobre la base de un anteproyecto preliminar, el que aconseja despejar grandes interrogantes, tornándolo técnica y económicamente inviable.

«Esto confunde a la opinión pública instalando falsas expectativas. Más allá de que algún político declame que este nuevo proyecto no conspira contra Pehuenche, no comparto tal criterio y puedo aseverar que crean confusiones, al instalar falsas cualidades técnicas comparativas de uno contra el otro. Y aunque se pretenda disimularlo dividió al Sur Mendocino.».
Ya se cometió el mismo error anteriormente al instalar el proyectado «Paso de las Aucas» y sus consecuentes costos los tuvo que soportar la sociedad civil, fracaso determinado principalmente por anteponer unilateralmente la acción, (por satisfacer apetencias políticas), antes que instalar los acuerdos binacionales correspondientes y sus posteriores leyes nacionales en sus respectivos países. «En ambos casos la metodología seguida no es responsable ni seria, menos cuando se utilizan fondos del erario público para intentar su instalación política antes que técnica y como proyecto de obra».

¿Tendremos que tropezar nuevamente con la misma piedra?
Si recordamos que en el año 1985 se realizó en San Rafael en un canal abierto de televisión una mesa redonda con la participación de los tres Intendentes Municipales y los tres Presidentes de las Cámaras Empresarias de San Rafael, General Alvear y Malargüe para debatir Paso El Pehuenche versus Paso Las Aucas, el resultado fue vergonzoso y significó la división de los tres departamentos, y la comunidad tomó conciencia de la falta de seriedad y de inexistencia de un proyecto binacional entre la Argentina y Chile en el Paso Internacional de las Aucas. Cuando en la realidad San Rafael «debió trabajar objetivamente por la construcción de un camino de penetración hasta la alta cuenca del Río Diamante, para permitir su desarrollo turístico, ganadero, minero e hidroenergético», tal cual se proyectó originalmente. No se hizo lo uno ni lo otro y se rompió la unidad Regional.

Por último y en igual contexto es válido recalar en la publicación de un Diario Provincial del 21 de noviembre de 1999, titulada «Corredor Bioceánico La Historia Oficial» escrita por el ingeniero Dante Carlos Civelli que en la parte del tema que nos ocupa dice: «se pretende adormecer a la opinión pública con el anuncio de un nuevo vínculo fronterizo por el Paso de las Leñas que lejos de plantear una alternativa válida al cruce por el Cristo Redentor reedita la manifestación de propuestas tendientes a satisfacer oscuros intereses empresarios y políticos vinculados a la esfera de poder». (Como era de esperar nadie respondió a esta publicación).

Como ciudadano y hombre de San Rafael digo que nos cabe la responsabilidad en ser: serios, coherentes y ordenados en la instalación de nuestros proyectos y propuestas en especial las de carácter internacional y sobre todo tenemos la obligación moral de reasumir la paternidad de aquellos (instrumentados legalmente) que nos legaron nuestros mayores. Si así no lo hiciéramos estaríamos malgastando el tiempo, esfuerzo y dinero de nuestras comunidades y lo peor propiciar inútiles divisiones regionales
Aquellos respetuosos de nuestros principios y de los proyectos legados, seguiremos trabajando en los mismos para estar sustentados en lo técnico y legalmente habilitados. Aunque ello implique que tengamos la sensación de estar trabajando en el ostracismo en nuestra propia tierra.
Como consecuencia del perfil de trabajo tomado por los responsables de la instalación del proyectado Paso de las Leñas hasta ahora llevamos perdido:
1º La paternidad del proyecto Paso Internacional El Pehuenche.
2º Ser sede del Comité de Fronteras Paso Internacional El Pehuenche.
3º Hacer entrega legítima a Malargüe tras 22 años de accionar la Sede de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional Argentina del Paso Internacional El Pehuenche. Sólo nos resta perder o ver debilitada por división regional la Aduana de San Rafael.
Aquí queda solamente el camino de que la sociedad civil de San Rafael debe asumir las responsabilidades que hoy les son propias por la inacción de sus responsables, retomando el camino histórico de acción pleno de logros y resultados, que hoy se ven en peligro de extinción.
SI ASI NO LO HICIERAMOS QUE DIOS Y LA PATRIA NOS LO DEMANDEN.

Por Marcos Aurelio Marín



<<Volver a la página anterior

 

www.region.com.ar
Copyright © REGION® Empresa Periodística. Todos los derechos reservados

Redacción, Administración y Publicidad: Urquiza 640 (L6300EAN) Santa Rosa - La Pampa - Patagonia Argentina
Telefax: DDI (54-2954) DDN (02954) 43-2164 rotativa - E-mail: click aquí