Semanario REGION®

Del 30 de diciembre de 2016 al 9 de febrero de 2017 - Nº 1.256 - R.N.P.I. Nº 359581

El buen mantenimiento de nuestras piscinas

Foto

Sea una piscina grande o chiquita, el agua debe recibir tratamiento para que todos puedan disfrutarla y para eso hay que solicitar asesoramiento en los comercios especializados.

A todos nos encanta disfrutar de los baños en la piscina, especialmente en verano, pero a nadie le gusta llevar a cabo el mantenimiento. No tan solo se trata de un tema estético, sino también de salubridad.

A tener en cuenta
Antes de nada, cabe destacar que para llevar a cabo el mantenimiento de una piscina y de su agua podemos contratar los servicios de una empresa de mantenimiento, o de algunos jardineros que se dedican a ésto. La otra opción es hacerlo nosotros mismos, con los productos y herramientas adecuados, para lo cual hay que asesorarse debidamente.

-Asimismo, debemos saber que el mantenimiento de la piscina debe realizarse durante todo el año -incluso en invierno-, independientemente de que se esté utilizando.

-Uno de los tratamientos más usados para mantener la piscina en perfecto estado es a partir de productos químicos, que desinfectarán y conservarán el agua en óptimas condiciones de limpieza.

-De esta forma, debemos asegurarnos de que los niveles de pH del agua (valor de acidez o alcalinidad) sean los adecuados, para así evitar la proliferación de algas o que se causen daños en las instalaciones. Para ello, hay que usar un controlador de pH -muy simple de hacerlo- y mantener el nivel entre el 7 y el 7’8.

-Asimismo, el cloro ayudará a mantener la piscina con el agua limpia y transparente, así como libre de microorganismos. A pesar de que la cantidad de cloro a diluir está en función de muchos parámetros (tamaño, calor, lluvia, etc.), a modo orientativo podríamos decir que bastará con diluir 20 gramos de cloro por cada 15 metros cúbicos de agua, cada cinco o seis días.

-Los alguicidas podrán ayudarte a prevenir la aparición de estas plantas acuáticas que tan desagradables resultan en las piscinas. También deberás controlar la dureza de calcio, para evitar que el agua se vuelva corrosiva si está muy baja en calcio, o que se formen escamas en caso de tener demasiado calcio.

-Por otro lado, hay que mantener limpia la bolsa del skimmer para garantizar la circulación del agua fresca, así como también deberás retirar las hojas o cualquier tipo de suciedad que haya caído a la piscina, ayudándote con una red.

-Además de hacer mantenimiento del agua de la piscina, será necesario el cuidado y limpieza de los fondos y paredes. Este proceso podrá realizarse con un limpiafondos manual o bien con un robot automático.


Bookmark and Share