Semanario REGION®

Del 8 al 14 de Mayo de 2015 - Año 25 - Nº 1.177 - R.N.P.I. Nº 359581

La isla de Córcega, esplendor en el Mediterráneo

Foto

La isla francesa tiene extensas playas de aguas cristalinas y arena suave, gran parte del territorio cubierto por reservas naturales y un invaluable patrimonio histórico cultural que la hacen única.

Córcega tiene una geografía compleja, diversa, múltiple.
Sus características naturales le otorgan tantos matices que se convierte en una fuente inagotable de opciones para pasar una temporada plena de actividades y placer. Su ubicación privilegiada parece darle hospedaje permanente al sol que hace brillar sus costas. Desbordante de belleza, la isla es la elegida por el turismo exclusivo. Cuando no queda más que rendirse ante las evidencias, hay que admitir que Córcega no podría tener mejor denominación que la que le pusieron los franceses, “la isla de la belleza”.

Las montañas están en el núcleo de su constitución física, el cordón que atraviesa la isla tiene picos que llegan a superar los 2.000 metros de altura.
La naturaleza hizo de esa isla su hogar. Montañas, mesetas, valles, llanuras, toda la gama orográfica se presenta en sus 8.712 kilómetros cuadrados de extensión. Tiene un litoral de más de 1.000 kilómetros de extensión con cerca de doscientas playas. Mientras que en el sector este, las playas son abundantes, en el sector oeste de la isla, los acantilados son pronunciados y profundos.
Las montañas, en invierno se convierten en centros de esquí.

 

Foto

La isla francesa tiene extensas playas de aguas cristalinas y arena suave, gran parte del territorio cubierto por reservas naturales y un invaluable patrimonio histórico cultural que la hacen única.

Espacios protegidos
Después de Sicilia y Cerdeña, Córcega es la isla que sigue en importancia en la parte occidental del Mediterráneo. Su ubicación la conecta con la costa francesa, España e Italia.
Casi toda la superficie está cubierta por reservas naturales y sitios declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Los espacios protegidos son: el Parque Natural Regional de Córcega, la Reserva Natural Des Bouches de Bonifacio, la de las Islas Cerbicales, la des Tre Padule de Suartone, la de Scandola (península constituida por rocas de origen volcánico y la que se accede por barco) y la Reserva Natural del Estanque de Biguglia.

Parque Natural Regional
El Parque Natural Regional de Córcega es el más extenso de la isla. Abarca desde las áreas costeras como la Península de Scandola y los Golfos de la Girolata y de Porto, los bosques que cubren el área central, lagos y montañas. Las actividades de senderismo y trekking son favoritas para interactuar con este ambiente. Se puede atravesar la isla de este a oeste, de norte a sur y por la llamada ruta GR20, que abarca un espacio de 180 kilómetros entre el noroeste y el suroeste.
Este sendero, largo, difícil, y con un pronunciado desnivel, destinado a especialistas, está considerado uno de los más bellos de Europa. Se realiza por etapas, que pueden durar un día cada una y alcanzar entre 10 y 15 etapas en total.

Ajaccio y Bastia
Ajaccio es la capital de Córcega del Sur, y de toda la isla. Está considerada una de las ciudades más lindas del islote que tiene una vista privilegiada que mira al mar desde el golfo. Es el lugar de nacimiento de Napoleón Bonaparte y su Casa Museo es visita obligada, tanto como la Capilla Imperial que data de 1857, y la estatua en su honor. También se encuentra allí el Museo de Córcega que relata su historia y el Museo Fesch, el más importante de Bellas Artes, después del Louvre. La segunda ciudad más importante de Córcega es Bastia, principal puerto de la isla. Sus viejas construcciones son de gran atractivo, iglesias barrocas entre las que destacan la Catedral de San Jean Baptiste, construida entre los siglos XVII y XVIII y el Teatro, de fines del siglo XIX. Su cercanía con Italia tiene una marcada influencia en la arquitectura de la ciudad. La ferviente actividad portuaria y el trajinar de los pescadores son tan llamativas como el Mercado en el que se venden frutas, verduras, quesos y productos típicos de la isla.

 

Foto

La vegetación de los bosques es variada y abundante. Entre las especies animales se encuentran aves como el águila real, la tortuga d´Hermann, en peligro de extinción, jabalíes y peces.

Ciudad medieval
Bonifacio es otra ciudad de las bonitas ciudades de la isla. Está situada en lo alto de un promontorio y desde allí la postal es inigualable. Tiene un rico patrimonio arquitectónico. Los vestigios de una vieja ciudad medieval persisten en las fachadas de los edificios y sus calles estrechas. Además de circuitos de senderismo hay recorridos que pueden hacerse en bicicleta. Frente a las costas está el archipiélago de las islas Lavezzi, que son ideales para la práctica del buceo.

Variedad inagotable
Córcega tiene una variedad inagotable de actividades para realizar, un amplio patrimonio histórico por descubrir, festivales y acontecimientos culturales que suman motivos para conocerla. Amplia oferta de alojamiento y una singular gastronomía abundante en pescados, quesos de cabra y ovejas y hierbas locales como ingredientes principales, son otros argumentos. También son propios de lugar la miel y los vinos. Se llega a la isla en avión desde España, Francia e Italia, o ferry y también se puede viajar entre las distintas ciudades por carretera o tren.

Texto: Verónica Luna
Fuente: www.todoparaviajar.com


Bookmark and Share