Semanario REGION®

Del 16 al 22 de Octubre de 2015 - Año 25 - Nº 1.199 - R.N.P.I. Nº 359581

21 de octubre - Día del trabajador de seguros, popularmente “Día del Seguro”

Foto

El 21 de octubre se recuerda el día del trabajador del seguro, popularmente conocido como el “Día del Seguro”. La fijación de la fecha fue propiciada por la Superintendencia de Seguros de la Nación para conmemorar la primera iniciativa gubernamental, atribuida a Bernardino Rivadavia (imagen), de crear un Banco de descuentos y una Compañía de Seguros Marítimos que, aunque no llegó a materializarse, se concretó el 21 de octubre de 1811.

Con el objeto de recordar a esta actividad económica tan importante en el tráfico comercial, no solamente en nuestro país, sino en todo el mundo, hemos de insertar una pequeña semblanza sobre la primer cooperativa que se fundó en la Argentina-esto fue el 1º de octubre de 1898-, llamada “El Progreso Agrícola”, que es precisamente una cooperativa de seguros, pionera, que atesora más de un siglo de historia.

Hace 117 años
El granizo representaba el peor enemigo para los chacareros pampeanos (de la pampa húmeda en general) de fines del siglo XIX. La única defensa que tenían los colonos de aquella época frente a las adversidades climáticas eran indemnizaciones reconocidas por aseguradoras de Bs. As.; escasas, de bajo monto, y tardías, aún cuando las primas ascendían y eran exigidas con pagos inmediatos.
Esteban Simón era un aveyronés que se sentía atraído por las ideas económicas de su amigo Charles Gide, uno de los principales impulsores de la “concepción católica de la economía”. Simón pensaba que, con la unión de todos los chacareros, podrían reemplazar a las aseguradoras de Bs. As. y se contactó con ellos para llevar adelante esta misión junto al fundador de Pigüé: Clemente Cabanetes.
El 1º de octubre de 1898 Cabanetes, Simón, y un conjunto de chacareros de la zona conformaron “El Progreso Agrícola de Pigüé, Cooperativa Mutua de Seguros Agrícolas y Anexos Ltda.”, que se encargaba de formar un fondo común, ayudándose mutuamente, para que aquel que tuviera una adversidad climática como el granizo pudiera resarcirse y volver a trabajar la tierra en el próximo año.

Hoy por tí, mañana por mi
Si uno tuviera que explicar para qué sirve y cómo funcionan los seguros, diría que es como una cooperativa o círculo cerrado, formada para protegerse de un daño al patrimonio, de un acontecimiento abrupto (un siniestro: algo súbito e imprevisto).
Los seguros se agrupan en diferentes “riesgos” y entre una comunidad determinada, todos pagan una parte del daño, en forma anticipada, para hacer un pozo común (sería “hoy por ti, mañana por mí”).
Los primeros seguros fueron un poco así, sin nada que los legislara, ni cálculos estadísticos.

Foto

Inicio en el mar
Fue el transporte marítimo el que inició la actividad del seguro, hace tres mil años atrás con los mercaderes chinos. Luego vino la Ley de Rodas, por la que los propietarios de las embarcaciones entregaban pequeñas cantidades de dinero, para hacer un fondo común y compensar al propietario que perdiera su embarcación. Mucho después, ya en el siglo XVIII, los ingleses perfeccionaron la actividad aseguradora

Seguro de vida
Los primeros seguros sobre la vida humana también aparecen en razón de los viajes a través de los océanos. Durante la Edad Media los piratas vagaban por los principales mares capturando a menudo a los capitanes y a las tripulaciones de los barcos para cobrar rescate. Al principio no había datos estadísticos de mortalidad, y se aseguraban solo personas hasta 45 años. Con el tiempo, y con datos estadísticos, se pudo realizar un buen estudio de mortalidad y conocer el riesgo real por edad.


Bookmark and Share