Semanario REGION®

Del 30 de Abril al 7 de Mayo de 2015 - Año 25 - Nº 1.176 - R.N.P.I. Nº 359581

Una vocación de ocho páginas

En casi tres décadas hemos logrado, poco a poco, un diálogo pausado pero constante con quienes leen nuestras notas y textos. De hecho se ha convertido en un intercambio epistolar, y también verbal, con mucha gente que nos transmite ideas y sentimientos compatibles y que publicamos junto a  múltiples informaciones. La impor­tancia que le damos a esos socios ocultos como denominamos a quienes nos leen, es tal que muchas veces no aceptamos avisos comerciales que puedan potencialmente perjudicar a ese público.

Ni avisos de cigarrillos, juego, prostitución encubierta o de préstamos usureros han aparecido en todos estos años, pese a las remunerativas ofertas de pago que mejorarían nues­tros ingresos. Más aún, cuando algún lector nos ha hecho dudar con fundamentos de algún circunstancial avisador, nos he­mos excusado de inmediato de seguir anunciando sus promociones

De acuerdo a nuestro criterio se pueden decir cosas interesantes y lindas, pero si las mismas son la envoltura de ofertas pu­blicitarias dañosas se tergiversa el contenido periodístico positivo, con una política comercial negativa que puede confundir o desorientar.

Muchas veces nos hemos referido a nues­tra función de iluminar el escenario para que el espectador pueda ver con claridad a los personajes mientras recitan sus tex­tos. No somos los actores pero sí conside­ramos que nuestros lectores pueden estar sentados en sus butacas y apreciar, o despreciar, la obra u obras que les presentan.

De esta manera ese espectador se convierte en un activo integrante de la denominada opinión pública, elemento esencial para que funcione una real democracia republicana.

En todo este tiempo que hemos recorrido, que no ha sido fá­cil para muchos, hemos crecido metódicamente sin descanso, pero también sin ansiedad. Continuamos acompañando a las publicaciones que llevan nuestro Diario del Viajero como un apreciado su­plemento gratuito.

Cuando algún colega nos dice pero uste­des están en todas partes, para tranquili­zarlo le contestamos irónicamente: si, pese a que no somos ninguna plaga.

No competimos con nadie, porque esa no fue ni será nuestra vocación de servicio. Si alguien quiere realmente hacerlo, aunque no sea un brillante negocio, nos pon­dremos contentos porque ayudaría a le­vantar el estándar de un pueblo y nos beneficiaría a todos en general.

Los medios de comunicación tenemos que asumir la responsabilidad de transmitir contenidos que sean útiles y orientadores a quienes los lean, vean o escuchen.

No basta hacer ruido para generar música, la adecuada armonía ayuda a captar el mensaje que beneficia a quienes saben escucharlo.

Amigo lector, gracias por acompañarnos en estos 29 años ya recorridos.

 

Elizabeth Tuma y Carlos Besanson


Bookmark and Share