Semanario REGION®

Del 2 al 7 de diciembre - Año 26 - Nº 1.252 - R.N.P.I. Nº 359581

Desde “Ilhabela” a Angra dos Reis y Paraty - Parte 3

Foto

Playa “Jabaquara” en la ciudad colonial de Paraty

En la edición de REGION® Nº 1250 - Parte 1, comenzamos con la sugerencia de viaje de una escapada a Ilhabela, Brasil, con todos los pormenores de nuestro paso por la gigantesca ciudad de San Pablo, hacia donde recomendamos volar para emprender el viaje en auto alquilado y el cruce en ferry.
Posteriormente en la edición de REGION® Nº 1251 - Parte 2, abordamos en detalle los datos principales de la hermosa “isla bella”, con sus encantadoras playas y como siempre, un repaso de los toques gastronómicos que complementa todo buen viaje para que el disfrute sea completo.

En esta tercera parte, lo prometido, sugerimos que -si dispone de unos pocos días más-, no se pierda conocer la ciudad colonial de Paraty, la hermosa Angra Dos Reis y la Ilha Grande, sucesión de archipiélagos elegidos por los grandes cruceros, todo en camino hacia la colorida Río de Janeiro, desde donde se accede al afamado balneario de Armaçao dos Buzios.
Desde Ilhabela entonces, abordamos la ruta por la costa atlántica hacia el Norte, hasta la hermosa ciudad de Angra dos Reis (255 km), con una parada en la pintoresca localidad de Paraty, sitio colonial que atesora una singular belleza histórica.

Por la ruta de la costa
Desde Ilhabela, habrá que subirse nuevamente el ferry con nuestro auto, para regresar al continente -Sao Sebastiao- y emprender la ruta BR 101 hacia el norte, en busca de Angra dos Reis. Este trayecto, bordea toda la costa atlántica, atravesando gran cantidad de playas muy buenas en distintas localidades. La primer localidad importante es Caraguatatuba, con nada menos que 40 km de hermosas playas de arenas claras. Inclusive a una de ellas -Mococa- se le atribuyen poderes medicinales.
Luego viene Ubatuba, preferida por los brasileros. Son casi 80 playas de aguas cristalinas, algunas excelentes para buceo y snorkel.
Es lugar ideal para probar comidas locales a muy bajo costo, en los puestos instalados en las playas. En temporada de verano, reciben medio millón de turistas y tienen buena infraestructura hotelera.
En el trayecto además, pasaremos por hermosas cascadas -cacho­ei­ras- al costado de la ruta impregnada de flores alegrías del hogar, que seguramente obligarán a una parada para sacar fotos y quizá también degustar una calabresa con queso, el típico choripán carioca.

Paraty ciudad colonial
En el trayecto, cruzaremos el límite del Estado -o provincia- de San Pablo, para ingresar al de Río de Janeiro, donde no hay que dejar de visitar la ciudad de Paraty.
Es una ciudad antigua, fundada a mediados del siglo XVI y si bien posee bellas playas en la Bahía, con aguas calmas y protegidas -apropiadas para la práctica de pesca nocturna, diurna y para la práctica del buceo-, su centro histórico es el principal atractivo, con calles empedradas -sin autos-, casas coloniales que permanecen intactas, edificios antiguos que son una verdadera reliquia, en un entorno bien turístico, con muchos lugares de comida -económicos algunos-, bares, tiendas, artesanos en la calle y vendedores ambulantes con carritos llevados a mano.
Una postal inolvidable, donde se celebra el carnaval durante cuatro días, con desfiles y carros alegóricos, caricaturas gigantes y mascaradas. En la playa se organizan paseos en barco y vela, alrededor de la Bahía de Paraty. También pueden visitarse cuatro famosas cascadas.

Angra dos Reis
Es una ciudad pequeña dentro del continente, pero resulta la puerta de acceso a unas 365 islas con más de 2.000 playas. Angra dos Reis es el punto de partida para llegar a cualquiera de sus islas que ocupan unos 193 km², siendo la más extensa Ilha Grande. Desde el muelle es fascinante subirse a un escuna -velero clásico de brasil-, para ir mar adentro deleitándose con espectaculares paisajes, aguas cristalinas e increíbles mansiones construidas por famosos...

(continúa la semana que viene)


Bookmark and Share