Semanario REGION®

Del 29 de julio al 4 de agosto de 2016 - Año 26 - Nº 1.234 - R.N.P.I. Nº 359581

¿Hay miedo a viajar después de los cobardes ataques terroristas?

Foto

Alan Fox, Chairman y CEO de la empresa turística estadounidense “Vacations To Go”, nos escribió expresando: “Es comprensible que algunas personas tengan miedo de viajar después de un ataque terrorista, pero yo no soy uno de ellos. Viajar es un privilegio que no se debería negar a nadie. Hay un mundo inmenso e increíble por ahí, llamando a ser explorado, y sólo hay poco tiempo para poder verlo. Cualquiera que haya estado de vacaciones internacionales sabe que los viajes, por encima de otras cosas, crean vínculos entre países, culturas, religiones, razas y personas” (...).
Alan cuenta que durante su último viaje, que incluyó la Costa Azul, oyó “la horrible noticia de que alguien había conducido un camión contra una multitud de niños, mujeres y hombres en el malecón de la costa, en Niza. Al desembarcar en Monte Carlo decidí ir a visitar el malecón para presentar mis respetos. La luz del sol brilla sobre el agua y un nadador solitario nada contra la marea -escribe Alan en la madrugada del pasado miércoles 27 de julio, cuando aún no era noticia el homicidio a un sacerdote en Rouen, también en Francia-. Las familias extienden sus mantas en la playa rocosa y los niños juegan en la orilla del agua.
Pero sólo a unos pocos pasos de distancia, un monumento ha surgido y la ciudad se lamenta públicamente. La gente habla en voz muy baja o no habla en absoluto, abrazándose, consolándose.
Dispersos en medio de miles de ramos de flores y tarjetas escritas a mano, hay un desgarrador despliegue de juguetes sin dueño y pequeños animales de peluche. Nunca sabremos lo que todos esos niños podrían haber hecho con sus vidas, las canciones que habrían de cantar, los libros que pudieran haber escrito, la luz que podrían haber llevado a la oscuridad. Todo ese potencial fue arrastrado por el acto sin sentido de un equivocado cobarde.
El tributo se ha extendido por todo el amplio paseo hasta el parque. La efusión de amor y buena voluntad de la gente de todas las nacionalidades es conmovedora.
Este es un homenaje a aquellos que perdieron sus vidas y para aquellos que han perdido a sus seres queridos, ciertamente, pero también me parece ser un homenaje a la bondad del mundo”.

“Una oración por Niza es una oración por el mundo”.


Bookmark and Share