Semanario REGION®

Del 16 al 22 de diciembre - Año 26 - Nº 1.254 - R.N.P.I. Nº 359581

Murió el cazador español que tenía el record en La Pampa

Foto

El empresario español Rafael Malo Silvestre, quien hasta 2012 mantuvo para La Pampa el Record Nacional de Ciervo Colorado -por un ejemplar cazado el 20 de marzo de 2002 que en su momento se ubicó 8º en el mundo-, falleció en un accidente aéreo ocurrido en Sotillo de las Palomas, España, el pasado domingo 4 de diciembre de 2016.
Dedicado a la actividad textil en su país, su pasión por la caza mayor lo llevó a recorrer el mundo y en Argentina se enamoró de La Pampa y sus ciervos colorados, adquiriendo el coto de caza pampeano “La Escondida”, ubicado en General Acha. Malo también era propietario de las fincas “El Berrocal” y “El Fresnedoso” en Nombela, Toledo, España, muy populares en el mundo cinegético.
Rafael Malo era un piloto experimentado y al momento del accidente comandaba la avioneta Beechcraft 890 bimotor turbohélice y con él fallecieron su actual pareja y las dos hijas menores de ella.

Guillermo Bertolotti
Guillermo Bertolotti del Aeropuerto de Santa Rosa, La Pampa, quien nos anticipó esta luctuosa información, dijo a REGION®: “Tuve dudas al leer la noticia en los portales españoles si se trataba en verdad de la misma persona, pero la utilización de una fotografía que fue publicada en su oportunidad por Semanario REGION® despejó mis dudas. El señor Rafael Malo era un usuario frecuente del aeropuerto Santa Rosa, donde llegaba con su aeronave a reabastecer combustible. Muy correcto en los procedimientos aeronáuticos, pero por sobre todo muy amable en el trato con todo el personal. Lamentamos mucho esta noticia”.

Otra tragedia
Diarios de España escribieron: “La tragedia ha vuelto a golpear a esta familia ya que su hijo Rafael fallecía hace 7 años en un accidente de tráfico”.
“La Voz de Talavera” publicó en su edición del jueves 8 de diciembre de 2016: Los agentes que se encargan de la investigación del accidente que sufrió la avioneta que se estrelló el pasado domingo en una zona boscosa entre Segurilla y Sotillo de las Palomas, a pocos kilómetros de Talavera, están estudiando por qué se desprendió la cola del aparato, que ha sido encontrada a un kilómetro del lugar donde se produjo el impacto de la aeronave con el suelo y su posterior explosión, a consecuencia del cual murieron sus ocupantes: el empresario madrileño Rafael Malo, su pareja sentimental y dos menores hijas de ésta, cuyos cadáveres resultaron carbonizados.
El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha confirmado que los investigadores están analizando todas las circunstancias en que se produjo el accidente y las posibles causas del mismo, entre cuyas principales incógnitas a desvelar se encuentra la del desprendimiento de la cola de la aeronave, encontrada a un kilómetro de distancia de donde se estrelló el aparato, circunstancia que los propios investigadores han calificado como “anormal”.
El hallazgo del timón de la cola de la avioneta en un lugar tan lejano al del impacto alimenta las sospechas de que el accidente fuese causado por un fallo del aparato; en ese sentido, amigos de Rafael Malo, que pilotaba la aeronave, han señalado que se trata de un piloto “muy experimentado” y que “sabía muy bien lo que hacía”, además de que viajaba a menudo a Cascais, localidad portuguesa a la que se dirigía desde el aeródromo de Cuatro Vientos, por lo que descartan un error humano.
En ese sentido, varios vecinos que vieron caer el aparato -una Beechcraft 890 bimotor turbohélice, de las mejores aeronaves del mercado en su categoría- han explicado que antes de que impactase contra el suelo escucharon “ruidos raros, como una carraca” y que la avioneta no planeó, sino que cayó en barrena, lo que podría haber sido causado por la pérdida de la cola por causas que, de momento, se desconocen.
Cabe recordar que, como consecuencia del accidente que acabó con la avioneta estrellada y su posterior explosión e incendio, resultaron muertos sus cuatro ocupantes: el empresario madrileño Rafael Malo, con importantes negocios en el sector textil y muy vinculado a la comarca talaverana como propietario de dos fincas de caza en Nombela; la que era su actual pareja sentimental y dos niñas gemelas de 12 años de edad, hijas de ésta.
Se da la circunstancia de que un hijo del empresario fallecido murió hace varios años en un accidente de tráfico y que un tercer hijo de la mujer fallecida, de 16 años, no viajó con la familia y se quedó en Alcobendas, municipio madrileño del que eran vecinos; ahora ha perdido a todos los miembros de su familia, ya que hace tres años falleció su padre y el domingo lo hicieron su madre y sus dos hermanas, cuya identificación oficial -no obstante- está pendiente de los resultados de las pruebas de ADN.

Ver más sobre Rafael Malo Silvestre en: www.region.com.ar/caza/malo.htm


Bookmark and Share