Semanario REGION®

Del 15 al 21 de abril de 2016 - Año 26 - Nº 1.220 - R.N.P.I. Nº 359581

El turismo gastronómico como nueva especialidad turística

Foto

Según la Academia Argentina de Turismo, el turismo gastronómico se ha convertido, en los últimos años, en un elemento principal del turismo -asi comienza diciendo en esta nota el Profesor Antonio Torrejón-.
De hecho, según la OMT, un 53% de los viajeros señalan la calidad de la comida como prioridad imprescindible a la hora de elegir el destino turístico. Similar resultado da una encuesta en la Región Patagonia, sobre las Cocinas de Bariloche (diversidad de comida lugareña e internacional) y Puerto Madryn (productos del mar, con una experiencia de calidad sostenida que poco se repite tambien en el pais).
Y es que, la gastronomía se ha ligado tradicionalmente -y casi en exclusiva- a la comida característica de cada región. Pero este concepto ha evolucionado superando las técnicas culinarias y alcanzando una relación estrecha con todo lo que supone la cocina, desde la relación con el medio del que se obtienen las materias primas originarias hasta las corrientes sociales vinculadas con el consumo de las comidas propias de cada lugar.
Además de las particularidades gastronómicas, cada Comarca, por suerte tiene unos conceptos sociológicos, filosóficos y antropológicos diferentes. Esto se ha aprovechado para erguir una nueva especialidad turística: El turismo gastronómico.

El turista gastronómico busca una experiencia única, con sabores sutiles y auténticos y rutas personalizadas según su preferencia. El patrimonio gastronómico de cada lugar se ofrece a un viajero interesado y previamente informado de la cultura que va a conocer.
El factor humano es el eslabón directo que une el destino gastronómico con el viajero. Los profesionales son los encargados de transmitir los valores del lugar y de su historia. Precisamente esta relación es la que permite una diferencia de calidad con respecto a la competencia (que utiliza la bajada de precios) y que el lugar de destino siga ganando posicionamiento.
Dentro del marketing gastronómico, los tours gastronómicos están integrando la participación activa de las personas que forman parte del engranaje de toda la experiencia gastronómica. Así, los turistas tienen un impacto real de todo lo que hay detrás de cada plato. Desde los ganaderos y pastores hasta los vinicultores, que en el caso de Patagonia, con la producción del Alto Valle-Neuquén, y los Valles bajos Cordilleranos de Rio Negro y Chubut, han logrado el paladar que acompaña en forma casi perfecta, los sabores de sus Centros Aludidos, como parte principal de la visita gastronómica. Han completado armonías equilibradas, solo en, París, el “País Vasco”, la Bretaña francesa, o la “eterna Roma”.
Comer es un acto social y cultural y estos elementos se incorporan en rutas gastronómicas a partir de degustaciones, jornadas donde navegar entre ballenas, observar orcas, o realizar el snorkelin, con logros en la gente hasta de edad intermedia, les aguadiza el requerimiento de lo gastronómico, catas o, food trucks… Y para que los usuarios capten la esencia de toda esta experiencia es imprescindible una buena comunicación a través de campañas de marketing con mensajes claros y estrategias directas a los usuarios potenciales.
Para conseguir este objetivo, es imprescindible incorporar las tendencias actuales de marketing online donde Internet es la base de la promoción y comercialización a partir de una identificación digital y de un buen posicionamiento para ser los más competitivos en un mercado que está en una lucha de precios constante en la disputa de corresponder propuestas con calidad y a partir de unas preferencias que evolucionan muy rápido.

Colaboración:
Prof. Antonio Torrejón


Bookmark and Share