Semanario REGION®

Del 30 de marzo al 5 de abril de 2017 - Año 27 - Nº 1.264 - R.N.P.I. Nº 359581

Cómo lograr un mejor uso del color en el espacio de trabajo

Foto

La modernidad y el progreso han alejado al hombre de la naturaleza. Cada vez pasamos más tiempo confinados dentro de entornos artificiales sin contacto con el aire libre, la luz natural o la vegetación ¿puede un espacio de trabajo ayudar a recomponer ese vínculo?

Para muchos investigadores y diseñadores la respuesta está en la biofilia, ese sentido innato de conexión con la naturaleza que resulta esencial para especies como la nuestra, cuya supervivencia depende de su relación con el ambiente.
No solo necesitamos luz natural, vistas al exterior, plantas y elementos naturales para satisfacer nuestra necesidad de conexión con la naturaleza dentro del espacio de trabajo, la elección de los colores también puede ser un factor fundamental, que muchas veces se descuida. La psicología sugiere que los humanos tenemos una preferencia innata por los colores presentes en la sabana, que indican la presencia de elementos como agua limpia, tierra, rocas, vegetación, frutas, flores, entre otros. Un informe reciente revela que las oficinas que incorporan colores que se asemejan al entorno natural, tales como el verde, el azul o el marrón, tienen un impacto positivo sobre el bienestar de los empleados. Por el contrario, el uso de los blancos y grises tiene un impacto negativo en los niveles de estrés. En definitiva, la forma en que se utilice el color no es un tema menor dado que puede alterar completamente la apariencia del espacio y, al mismo tiempo, influir en el estado de ánimo y la creatividad de las personas.
“En el mundo altamente industrializado y tecnológico de hoy se pueden diseñar espacios eficientes en términos energéticos, operativos y funcionales, pero si se ignora la profunda necesidad humana de contacto con la naturaleza, algo faltará”, asegura Fernando Marconi, Gerente de Arquitectura y Diseño de Contract Workplaces Argentina, compañía regional líder en diseño y construcción de espacios de trabajo.
Un ambiente realmente eficiente también debe incluir características capaces de satisfacer las necesidades emocionales de las personas, ayudándolas a sentirse cómodas en los lugares donde trabajan, más saludables, sin estrés, y en contacto con su propia naturaleza.

El color en el espacio y su impacto en las personas
“Aunque el color puede parecer una cualidad superficial que casi no influye en la función de los elementos artificiales que nos rodean, la mayor parte de la gente le otorga mucha importancia al aspecto cromático de los objetos, una de sus características más personalizables. Lo mismo sucede con los entornos de trabajos”, señala Marconi.
Un espacio donde predominan los colores de la naturaleza tiende a percibirse como un lugar saludable, donde uno puede sentirse estimulado o relajado. Existe una clara preferencia por los verdes oscuros o intermedios (reducen el ritmo cardíaco y la presión sanguínea aliviando el estrés), mientras que los anaranjados, amarillos pálidos o marrones típicos de la vegetación estresada o moribunda son los menos deseados. Además, el color rojo puede estimular los procesos cognitivos y la atención, factores necesarios para tareas que requieren un gran esfuerzo y concentración mental. Por su parte, el color azul y algunos verdes intermedios pueden ayudar en las tareas que requieren creatividad.
El uso de colores vivos debe hacerse con prudencia, a modo de acentos, y enfatizando los tonos que se encuentran en formas ambientales naturales atractivas tales como las flores, los ocasos, el arco iris, entre otros.

Color y creatividad
Según investigaciones que exploran el efecto del color sobre la cognición y el comportamiento de las personas, la incorporación de acentos de color verde, azul y amarillo produce efectos beneficiosos sobre la creatividad de los empleados. De hecho, los resultados del estudio revelaron que el color verde era el que ejercería mayor influencia. Mientras que las oficinas grises están asociadas con niveles bajos de creatividad del empleado, los colores vivos, como el amarillo, el azul y el verde, la favorecen.
Asimismo, los esquemas de colores de las oficinas que incorporan acentos verdes, azules y marrones indican más felicidad, productividad y creatividad de los empleados, en comparación con muros blancos. No obstante, cabe destacar que los colores particulares asociados con estos resultados pueden presentar diferencias culturales entre los países.

El color, un elemento del diseño
Para que el diseño de la oficina sea verdaderamente eficaz, es tan importante abarcar los aspectos funcionales del espacio como su dimensión emocional. Para satisfacer nuestra necesidad de conexión con la naturaleza dentro del espacio de trabajo, no solo necesitamos luz natural, vistas al exterior, plantas y elementos naturales, la elección de los colores también puede ser un factor fundamental.

Impacto de los colores en la oficina
Motivación: Azul y blanco.
Productividad: Azul, morado, amarillo, gris y blanco.
Inspiración: Amarillo, morado y blanco.
Felicidad: Verde, azul y blanco.
Creatividad: Amarillo, azul, verde y blanco.
Entusiasmo: Naranja, verde, azul y blanco.
Estrés: Gris.

Fuente: HUMAN SPACES (2015): “The GlobaI Impact of Biophilic Design in the Workplace”.


Bookmark and Share